Espacios para el arte, formadores de artistas


*Álvaro Riva Rey
Ha ocurrido un acontecimiento histórico. Por primera vez una orquesta sinfónica creada en Florida, con músicos floridenses, con sus propios instrumentos, ha viajado a Brasil, a Porto Alegre (RS), para ofrecer dos conciertos, unida a otra orquesta de jóvenes.
La orquesta Sinfónica Juvenil de Florida, resultado de un proceso que lleva ya seis años de trabajo, se subió a un escenario en Porto Alegre para un concierto memorable y luego se unió a la fiesta con la que un shopping ofreció el concierto con el que inauguró la temporada navideña.
Jóvenes de Florida, que han iniciado una carrera musical, han dado forma a un proyecto musical que -en muchos años- nadie se había atrevido a soñar.
Esa orquesta, que viajó llevando a siete jóvenes del núcleo de Sarandí Grande, hoy integrantes de ese elenco, han dado pasos para dar forma aun orquesta sinfónica local. Alguna vez, alguien propuso crear un conservatorio musical, dentro de un teatro que no existe, hace ya como 70 años.
Hoy hay música, hay formación musical, práctica orquestal y un movimiento que se empuja a sí mismo.

TAMBIÉN UN CORO
A ese movimiento se unió ahora un coro. Ese coro es la base del Coro Nacional de Niños del Sodre, que ha ofrecido relevantes conciertos y promete. Sobre la base de esos niños se construye también un nuevo escenario y una nueva realidad musical, vinculada a la formación de la voz.
Como el otro es el semillero de la música sinfónica, este otro es el del canto, sea lírico o no.
Allí avanza un nuevo movimiento musical, que también tiene sustento en un grupo de padres que apoyan a sus hijos con vocación artística.
Dos procesos que, lentamente, se están consolidando y están dando como resultado un movimiento artístico joven sin precedentes.

TAMBIÉN LA DANZA
En estos momentos también está consolidándose el Ballet Folclórico de Florida, un elenco municipal con trayectoria que ha resurgido este año y que retoma la senda de trabajo que ha caracterizado al Prof. Ricardo Soba, que es el puntal académica y personal.
Como novedad, ésta ha realizado ensayos con música en vivo, algo que enriquecerá el espectáculo cuando llegue el momento.
Ese elenco ha compartido ya escenarios con otros grupos de danza, ha estado y estará presente por varias invitaciones. Este es otro proyecto al que, esperamos, sigan otros cuando logremos avanzar con el Centro para las Artes Escénicas de Florida (CAEF) en el terreno de la danza.

CADA UNO A LO SUYO
Los frutos de la actividad se pueden medir por la aparición y crecimiento de movimientos culturales como los que hemos mencionado.
Que el teatro tenga su elenco, que haya grupos de plástica y de fotografía, que existan talleres literarios, son algunas de las ideas que flotan en el ambiente de la cultura. En algunos casos en Florida, en otros en el interior.
Que las instituciones culturales sean el origen para el desarrollo de movimientos culturales. No sólo para albergar al arte, sino para fomentarlo y estimularlo desde sus propias salas, sus propios escenarios, sus propios ambientes.
Es bueno saber que cada casa de cultura (biblioteca, museo de arte, teatro, centro cultural, escuelas de música y canto…) generen su público, que la gente sepa que allí se practica algo que le gusta, pero es bueno saber que de allí surgirán artistas, protagonistas directos.
Este es un proceso más lento, da más trabajo, lleva más tiempo y hay que invertir. No es sólo cuestión de atraer público, es cuestión también de formar artistas.


*Periodista, director de Cultura.