El lugar de las artes visuales

*Álvaro Riva Rey
02/03/2014 - En 1998 el presidente del centro Pompidou dijo que “el siglo XX pertenece al a fotografía, no a la pintura”.
De este modo definía, de un modo drástico y polémico, la supremacía que la fotografía había tenido sobre la pintura en el terreno de las artes visuales.
Refería, también, la peripecia de la plástica europea, que una vez invadida por las “vanguardias”, inició un derrotero confuso que le fue llevando, lentamente, a separarse del pueblo, de lo popular.
Pese a los momentos de gloria que pudo haber experimentado, de hecho perdió la batalla frente a las nuevas tecnologías y no sólo por eso, porque se quedó sin un discurso que pusiera voz a la gente, que entablara diálogo y comunicación, que representara el sentimiento de alguien.
De hecho, terminó siendo una de las formas de arte más “elitizada”; por tratase de una obra única e irrepetible con firma de autor (único, a su vez), terminó siendo un producto de consumo para las clases altas, un reducto reservado a artistas de alto nivel.
Aunque hay quienes insisten en mantenerse en ese limbo: ser vanguardia cuando las vanguardias ya murieron, con un discurso apolítico antipolítico, y reservado para su círculo hermético, exclusivo para iniciados, otras cosas se pretenden o esperan de la plástica.
GRUPO POR GRUPO
En los terrenos social, popular o  político no es éste uno de los mejores momentos para las artes visuales y en particular la pintura. Algo parecido ocurre con la escultura.
Otras bellas artes han tenido mejor suerte.
La literatura podrá tener sus crisis, pero el libro sigue idéntico a como se inventó salvo por el avance tecnológico que lo hace más barato y accesible. La danza tiene una fuerza importante y la música sigue prevaleciendo, incluso ante el “séptimo arte”, el cine, que hoy está amenazado en sus formas tradicionales por las avance de la tecnología.
En todas las áreas hemos intentado aportar. No abandonar ninguna.
Hemos anunciado que 2014 será el año de la biblioteca, que es como decir de los libros.
Hemos anunciado también que este año iniciaremos la reforma de la casa de la EMAAF para dar lugar al CAEF (Centro para las Artes Escénicas) que reunirá a niños y niñas bailarines en torno a danzas clases o tradicionales. Si esto ocurre en tiempo y forma, entonces esperamos que el 2015 sea el año de la danza.
TRABAJO SILENCIOSO
Sin embargo hemos tenido dos talleres que, silenciosamente, han empezado a generar esperanzas sobre las artes visuales, para las cuales hemos creado un espacio en el Centro Cultural Florida.
El Museo de Artes Visuales “Ernesto Alexandro” (MAVEA) pretende dar cabida a esos movimientos que quieren resurgir en Florida: la pintura y la fotografía.
Allí dictan clases de fotografía los docentes del Taller Aquelarre y de plástica Roberto Cadenas. Ambos talleres expondrán este año los resultados de sus trabajos de 2013, entonces empezaremos a ver que algo está empezando a ocurrir.
Hay gente que busca, a través de estas dos vertientes de las bellas artes, componer una idea, un discurso, un mensaje, una comunicación con un público que espera y la que esperan encontrar.
No son talleres de autosatisfacción por el arte, son para fomentar el encuentro entre el artista (que a veces ni siquiera sabe que lo es) y el público (que es posible que tampoco sepa que puede encontrar allí una forma de canalizar sus emociones).
CUMPLIENDO ETAPAS
Así como el 2010 fue el año del teatro 25 de Agosto (que inició un proceso de remozado que aún no ha concluido), el 2011 de la orquesta sinfónica infantil, el 2012 del fomento de las actividades culturales en el interior del departamento a través de movimientos sociales y de la reivindicación de los derechos culturales de los niños al retirarlo del carnaval de adultos, el 2013 el año del museo y de la comisión de patrimonio, el 2014 será el año de los libros, la fotografía y la plástica, es decir, de las artes visuales o de alguna de ellas. El 2015, y esto es futurología más que intención, podría ser el año de las artes escénicas... El tiempo dirá.
Lo que sí es un hecho es que el 2014 nuestros esfuerzos se concentrarán en la biblioteca y el CCF, sin que esta prioridad implique abandonar ninguna de las demás responsabilidades del área de la cultura.
(Publicado en El Heraldo el 12/03/2014)

*Periodista, director de El Heraldo y director de Cultura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario