Brillar con brillo propio

*Álvaro Riva Rey
19/03/2014 - En 2013 la biblioteca de Florida recibió la primera inversión en décadas: el remozado y reapertura de la Sala Héctor René Rubio, que se abrió al público para exposiciones, conferencias, proyecciones de cine, lecturas para niños y otras actividades sociales.
Hasta entonces había funcionado como una extensión del Centro MEC, más como trastero que para mejor fin.
La Biblioteca Municipal de Florida había sido el primer objetivo de esta administración que se vio frustrado gracias a una decisión política que nos privó de un bibliotecólogo: la Junta Departamental rechazó el pedido para la creación de un cargo técnico, para el cual planeábamos un concurso de oposición y mérito.
Tecnificar la gestión cultural –un asunto tan postergado- era una de nuestras metas y comenzar por la biblioteca era un compromiso moral. La biblioteca fue el primer centro cultural de Florida y desde allí surgieron otras áreas que hoy cuentan con su infraestructura.
EN QUÉ ESTAMOS
Desde que notamos el interés por los espacios culturales –y la falta de ellos- entendimos que el velo de polvo, abandono y olvido que se ha extendido sobre la biblioteca no es más que la negligencia que se puso en evidencia al “meter” allí el Centro MEC.
Por eso es que hemos gestionado el retiro –hacia otro lugar- del Centro MEC y el inicio de un plan de recuperación de la Biblioteca.
Hoy tenemos un informe de una bibliotecóloga, hemos gestionado la autorización para eliminar libros en lamentable estado sanitario, estamos iniciado el proceso de compra de alrededor de 700 libros para crear la primera biblioteca de novelas para ponerla en manos de los lectores y estamos adquiriendo en estos días las estanterías para ello.
ABRIL SERÁ EL MES
Al iniciarse abril esperamos estar acondicionando –limpiando, pintando, iluminando...- salones, incorporando mobiliario, adquiriendo tecnología (computadoras y softwares para inventariar libros) de forma tal de poder prestar un servicio de préstamos a precios razonables.
De allí en más podremos comprar libros mensualmente para reponer o incorporar títulos que sean del gusto del lector.
La biblioteca tiene hoy un 95% de acervo donado. A partir de ahora intentaremos revertir esta situación atendiendo a públicos lectores que, nos consta, existen.
AL SERVICIO DE LA GENTE
Cuando llegamos a la administración faltaban espacios para la cultura, no había presupuesto, no había políticas públicas de cultura y los espacios se cedían a terceros para que en esos lugares ocurriera algo: en el teatro (donde hoy es la Sala Spinelli) se dictaban clases del MIDES, en la biblioteca se cedían salones para el Centro MEC, el edificio de la EMAAF decaía estrangulado sin presupuesto y en Centro Cultural no había dónde sentarse.
Muchas cosas han cambiado. Hoy tenemos un museo abierto, una casa para el movimiento sinfónico en Florida y otra sede que estamos remozando y equipando (para cien niños) en Sarandí, inversiones en el teatro, un centro cultural con un museo de arte dentro, hemos creado el CAEF (un centro para la danza para el cual se acondicionará la casa de la EMAAF)  y estamos poniendo el forma la Biblioteca Municipal de Florida.
De lo que se trata es que cada institución cultural brille con luz propia que entre todas formen una constelación.
Y eso es lo que esperamos que ocurra en breve con la histórica y orgullosa Biblioteca Municipal de Florida, a la que algún día descorreremos –también- ese velo metálico que tiene por delante y que no se merece.
(Publicado en El Heraldo el 19/03/2014)


*Periodista, y director de Cultura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario