Las adolescentes ganan por lejos

Álvaro Riva Rey*
15/07/2015 -  Son jóvenes, en su mayoría mujeres, con preferencia e inclinación por la literatura dirigidas a ellas y de actualidad.
La Biblioteca Municipal de Florida ha comenzado a crecer y lo hace poco a poco: comprando libros, atrayendo lectores, haciendo inventarios e inscribiendo lectores.
Desde que iniciáramos el proceso de transformación de la Biblioteca Municipal de Florida en 2014, ha logrado recuperar parte de su ser, tiene gente que llega hasta ella y ofrece servicios en más de un área, lo que le ha devuelto movimiento y vitalidad.
LOS JÓVENES PRIMERO
Una evaluación que hemos hecho con John Quintana, el funcionario que actualmente compra y ordena libros, está a cargo de los catálogos y los inventarios, nos permite ofrecer datos alentadores.
Desde principio de año se han inscripto 197 nuevos lectores y se han incorporado 63 nuevos libros. Un primer y modesto presupuesto de $ 5.000 mensuales, nos permite comprar libros que se agregan a la biblioteca de novelas, de las cuales se nutren los lectores que estamos recuperando.
Son los jóvenes, y en particular las adolescentes, las que van libros llevan a sus casas.
En enero el libro más leído fue “Telepiratas” (infantil), en febrero “Voces Anónimas” (niños y jóvenes), “Cuentos uruguayos contemporáneos” (adultos) en marzo, “Voces Anónimas” de nuevo en abril, “Divergente” para adolescentes en mayo y “Deja que llore el mar” (de Mireya Soriano, para adultos) en junio.
De enero a junio el libro los libros que encabezan la lista de preferencia son “Voces anónimas” y “La decisión de Camila” (de la uruguaya Cecilia Curbelo, escrito para adolescentes).
Entre los más leídos también está la saga “After” y “Buscando Alaska” de Johan Green, ambos para adolescentes.
EL ESPACIO QUE QUERÍAMOS
La BMF tiene hoy dos espacios y dos funciones bien definidas. Por un lado la biblioteca propiamente dicha, que ha creado este espacio especial para novelas, por otro el Espacio de Inclusión Digital donde ofrecemos clases de informática y espacio para la comunicación.
El primero a cargo de John Quintana, el segundo de Alicia Wallerstein, que está trabajando junto a Bruno Cabrera.
¿LOS RECURSOS PRIMERO?
Muchas veces hemos discutido –civilizadamente y en el ámbito burocrático municipal- que para tener los recursos primero tiene que existir la demanda del servicio.
Si la gente no necesita ni requiere libros, ¿para qué tener personal en una biblioteca? Si la gente no mira cuadros, ¿para qué crear un espacio de plástica?
Los recursos vienen detrás de la demanda. Hacer crecer los espacios de la cultura a través de la creación de públicos ha sido el objetivo.
En este caso se está cumpliendo y crece a tasas razonables. Si la gente vaciara los anaqueles, seguro habría más dinero para libros…
EN QUÉ ESTAMOS
Hoy nuestra biblioteca recibe a los cursillistas mayores de edad interesados en las laptops que el gobierno prometió a los pasivos y en breve se abocará a dictar clases en el interior.
Proyecta lanzar una red departamental de centros de informática y culturales.
Recibe a nuevos lectores en busca de títulos de actualidad, que también incorpora.
Gestiona la biblioteca móvil (Rincón del Cuento Infantil) que viaja por escuelas del interior y de los barrios de la ciudad llevando libros para el disfrute en el aula y la familia.
Recibe al Taller Literario de Carmen Rocca, que tiene sede en la Sala Héctor René Rubio.
Es decir, es un centro de cultura en expansión que trabaja en forma sistemática y sin demasiada alharaca.


*Periodista, director de Cultura.