Industrias culturales en Florida

Álvaro Riva Rey*
10/06/2015 - Al asumir por primera vez en el Departamento de Cultura nos propusimos abordar el tema de las industrias culturales.
Ocurrió, sin embargo, que hubo que ocuparse primero de cosas más básicas, como es la institucionalidad cultural local, que prácticamente no existía. El estudio “Cuenta Satélite en Cultura” (basado en datos del 2009) deja constancia que Florida era el único departamento del país que no tenía museos cuando Durazno presentaba 6, Flores 2 y San José 2, sólo por citar los de la región centro de la que somos parte.
Así fue que dedicamos los cinco primeros años de gestión a crear esa institucionalidad, centro de los campos de la cultura que podrían desarrollarse en torno a las letras, la música, la plástica, las artes escénicas, los museos, bibliotecas y archivos y la formación cultural.
Quedó pendiente el audiovisual, uno de los capítulos que deberá ser abordado con énfasis en los próximos cinco años.

ESCENARIO DE LA CULTURA
El departamento es el centro de acción y un escenario propicio para el desarrollo de las industrias culturales.
Existen diarios, periódicos y editoriales –la gente que escribe puede auto editarse porque existen imprentas con capacidad técnica para satisfacer esa demanda-; existen numerosos grupos musicales que generan ganancias y hay condiciones para editoras de música; hay artistas plásticos que comercializan su obra directamente en el atelier; hay producción de programas para televisión; hay varios grupos de teatro que han hecho sus propias producciones, cubriendo sus presupuestos con patrocinios y venta de entradas; hay academias de artes como son las del caso de la danza clásica, o la escuela de música de la Sinfónica; hay varios festivales que se constituyen en verdaderas fiestas del patrimonio inmaterial...
Es cierto que el Departamento de Cultura tiene el cometido de satisfacer la demanda de “no mercado”, es decir, sin fines de lucro, pero la intendencia también tiene el deber de atender los requerimientos de un mercado que genera ganancias y, por ende, desarrollo económico y bienestar.

CUESTIONES ECONÓMICAS
Quien crea que un área de gobierno de la cultura está sólo para proveer entretenimiento se equivoca. Además de la cultura como motor de la economía en forma directa –y los ejemplos citados lo demuestran- está la cultura como base para el turismo.
Dejemos de ver la cultura como un gasto y empecemos a verla, de una buena vez, como una oportunidad laboral para quienes tienen esa vocación.
Adecuar un marco tributario que fomente las fiestas tradicionales locales –ecuestres, criollas, tradicionalistas o patrióticas-, promover y proteger los derechos de autor, generar un marco adecuado para el fomento de la industria del audiovisual –para Internet o para los canales locales-, crear mejores condiciones para la impresión de libros, estimular a los artistas y conjuntos de Carnaval son algunas de las ideas que siempre han estado en el aire.

LOS ESCENARIOS Y LA GENTE
No se trata sólo de contratar un número artístico para el escenario del teatro, por ejemplo, se trata de poner ese escenario al servicio de los artistas y promotores locales que arriesgan e invierten. Cuanta más actividad privada sustentable haya, mayor será la salud cultural de la comunidad.
Cinco años más de gobierno de la cultura no pueden ser iguales.
Afirmar que todo lo que ha pasado por el teatro 25 de Agosto ha sido gratuito para el público es lo mismo que decir que los que disfrutan del teatro han contado con la solidaridad de los demás contribuyentes, porque alguien paga, siempre. Nada es gratis.
Mejor sería poder decir que ha habido financiamiento de una comunidad que ha estado dispuesta y ha podido pagar por la cultura que consume (sean con impuestos o con entradas), como cuando compra un libro, un disco de música, una serie de televisión en streaming, un instrumento musical o una entrada de cine.
No podemos decir con cuánto contribuye Florida al PBI Cultural del Uruguay, al menos por ahora, pero sería bueno poder decir que es mucho. Porque la actividad cultural como parte de la economía es algo que debe tenerse en cuenta.

*Periodista, director de Cultura.