La cultura como cosa cotidiana

Álvaro Riva Rey*
01/10/2014 - La gira que está llevando a cabo la Orquesta Juvenil del Sodre nos ha dado la oportunidad de ver, visitar y conocer escenarios, conservatorios y centros culturales donde se desarrolla la vida cultural cotidiana de los habitantes de grandes y medianas ciudades de Europa.
Lo primero y más fácil sería decir que allí sí ocurren cosas, hay presupuestos y púbicos, hay tradición y hay gusto por la música, las artes, las bibliotecas o los escenarios para la ópera, sólo por nombrar algunos.
El desafío es: ¿podemos plantearnos nosotros, los floridenses, desafíos culturales de tal proyección o estatura?
LA SINFÓNICA ES EL EJEMPLO
La Sinfónica Juvenil del Sodre, cúspide  del sistema de orquestas al que Florida se sumó en 2011, es un ejemplo digno de observación.
Casi como una troupe que recorre escenarios de Europa adecuándose a las circunstancias y a fuerza de pulmón, la orquesta es un grupo humano con muchas más ganas que recursos, que da muchísimo en cada escenario y mucho más detrás de bambalinas. Llegar al concierto es un jalón, una meta, una pequeña batalla librada con los instrumentos en lugar de armas, contra viento y marea y porque hay que “tocar y luchar”.
Batallas ganadas por la cultura, por la música –la buena y no importa el género- y por un país que no suele debatirse en ese terreno porque de antemano “sabe” que está derrotado.
Batallas libradas por una sociedad mejor y más inclusiva.
A LA CABEZA DE TODO
Con Ariel Britos y Claudia Rieiro a la cabeza de este proyecto nos hemos puesto en línea con esta idea y este viaje que hemos emprendido nos ha servido para entender no sólo que es importante estar, sino que lo es, y mucho más, hacerlo bien.
Excelente marco de público en la Filarmónica de Berlín, uno de los escenarios y públicos más exigentes del mundo; extraordinaria respuesta en Estrasburgo, en un extraordinario conservatorio; aplausos sostenidos en el conservatorio de París y mucho público espontáneo allí, cerca de la Torre Eiffel.
Y las puertas que se van abriendo. Gente que se une, que ofrece oportunidades de intercambio, posibilidades de cursos, escenarios, seminarios…
GENERANDO MOVIMIENTO
Esto genera movimiento y en de ese movimiento formamos parte. No sólo porque allí están Leandro Lapasta y Luis Barbé –que viajaron especialmente con patrocinio de la intendencia formando parte de la delegación y por ello nos representan-, también porque hay un núcleo en Florida y otro en Sarandí, un ensamble de metales y una sinfónica inicial ensayando sus primeras obras, todo acá, en Florida.
Generar espacios para la cultura es importante y en Florida hace falta invertir. Pero para eso hace falta que exista una demanda de artistas y públicos que hagan del arte una forma de vida, algo cotidiano.
CONSERVATORIO PARA FLORIDA
Cada ciudad que hemos visitado y que se precia de tal tiene su conservatorio, desarrollado entorno a una hermosa sala bien equipada. No es lujo, es recursos a disposición de la creatividad.
Es inevitable que recuerde el proyecto que presentó mi abuelo, Don Alberto Riva, en épocas en que era edil batllista en la Junta Departamental de Florida, procurando evitar que demolieran la vieja sala de teatro, ubicada donde hoy está el Nuevo Cine Florida.
Su sueño era un conservatorio municipal y así lo plasmó en EL HERALDO, en la segunda mitad de los ’50.
Si hubiéramos comenzado en aquellos tiempos, tal vez hoy podríamos tener algo así. Pero no ocurrió. ¿Qué haremos entonces?
EMPEZAR DE UNA VEZ
Tenemos que empezar a pensar ya en la forma de desarrollar un proyecto musical que incluya a nuestra sinfónica pero que desarrolle otros aspectos de la música y para eso hace falta volver a soñar con un proyecto así: el conservatorio de música de Florida.
¿Podremos? Por supuesto, pero habrá que planteárselo a partir del próximo gobierno.
Esta gira de la sinfónica nos muestra que no hay imposibles, cuando hay gente que ama lo que hace y da muchísimo para hacerlo realidad.
¿Por qué no soñar? La cultura no es ni puede ser un lujo. Los floridenses deberíamos defender esta inversión y no seguir creyendo que lo importante es sólo el alumbrado público o el cordón cuneta.
Hemos iniciado un viaje y en ese viaje estamos. Ojalá tengamos mucho para recorrer, pero acá, en Florida.
(Publicado en El Heraldo el 01/10/2014)

*Periodista, Director de El Heraldo, Director de Cultura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario