El progresismo asusta-niñas

Álvaro Riva Rey *
19/11/2014 - En esto días pululan los agoreros del apocalipsis del teatro 25 de Agosto, una casta de progresistas preocupados por “la cultura”, que pasan el tiempo quitando pétalos a las margaritas con esperanzas de novia nueva: se cae mucho, poquito y nada...
¿Qué les duele? El fracaso de una gestión que venía a sacudir las raíces de los árboles y no hizo más que ofrecer más de lo mismo y que pretendió embadurnarse de mucho MEC, absoluta nada de nada apoyada en cháchara plagada de grandilocuencias: derechos, asambleas, pueblo, bla-bla.
Les duele que lo que prometía un gran ¡CRAC!, terminara en un discreto ¡prrr!
AVANZADA PROGRESISTA
Encontramos un teatro 25 de Agosto sumido en el retraso tecnológico, plagado de escuelas públicas y privadas que hacían sus actos de fin de año. (¿Alguien se atreve a pedir el Solís para su gala anual?)
Allí, en el foyer de planta alta, el periodista Emilio Martínez (a la sazón un independiente miembro de una ONG contratista del MIDES) dirigía un taller de panadería, sí, panadería, un taller para aprender a hornear pan. (¿Se lo imagina teatralizando el amasado?)
¿El mobiliario? Sillas hechas harapos; de los mástiles de las banderas colgaba una coqueta pizarra.
Hoy no hay escuelas públicas ni privadas, las instituciones privadas pagan según el uso y el foyer de planta alta es una digna Sala Spinelli (que además de un hombre de teatro era un digno militante de izquierdas, por si algún distraído…), en homenaje al teatro El Telón que dirigió y exhibe un mural constructivo de Mario Giacoya.
NI UN PESO
No tengo que repetirles que el Departamento de Cultura no tenía presupuesto. Tampoco que no utilizó los recursos extra presupuestales de cooperación internacional de que dispuso, ni los recursos que le donó el MEC.
Sólo en 2010, en menos de cinco meses, habíamos comprado micrófonos inalámbricos, micrófonos  vincha, jirafas para micrófono, una consola de audio 12 canales, amplificados potencia 1200 W, caja acústica, consola para luces, un Pack Dimmer X 4, Cable 35m 2x2mm con spear. Una inversión de $ 6.355 dólares.
Al año siguiente “metimos” 52.000 dólares más: en un año habíamos invertido casi 60.000 dólares.
De nada, de absoluta nada de nada, a un teatro en funcionamiento con tecnología moderna, capaz de ofrecer servicios y cobrar por ellos.
Todo ese dinero, del primer al último peso, estaba en la “caja” (fondos que no eran de libre disponibilidad) que dejó Juan Giachetto, intendente más obsesionado por los saldos de caja que por las obras, la inversión o el patrimonio de los floridenses.
¿Qué les duele? Que después de cinco años de lagrimear por un mango partido por la mitad, de pedirle a la Comedia Nacional que vinera gratis los 25 de Agosto, el Departamento de Cultura dejó enterrados los recursos que al final ejecutamos nosotros.
¿Qué les duele? ¿Acaso no están orgullosos de su herencia bendita?
LO QUE TENEMOS HOY
Hoy no sólo despejamos y dignificamos la Sala Spinelli e inyectamos al escenario. Hoy estamos instalando un sistema de acondicionamiento térmico que ya disfrutan los artistas, pues está funcionando en el escenario. Esperemos que en breve también puedan disfrutar el público.
Una vez terminado, la inversión global de cuatro años superará los 250.000 dólares. Todo porque el intendente Enciso le dio un lugar a la cultura en su presupuesto quinquenal.
¿Imaginó alguien que alguna vez podríamos estar en la ruta de elencos internacionales?
No la administración progresista de Giachetto, evidentemente, que por ser de izquierdas creía ser “la cultura”. ¡Hace falta decir…!
ACTITUD DEL FRACASADO
Entonces, si no puedo con del enemigo ni puedo unirme a él, qué mejor que correr rumores perniciosos que hagan temer por la seguridad de las niñas que bailan ballet.
Por cierto, advierten que no quieren generar alarma, pero afirman a los cuatro vientos que el edificio del teatro está por caerse. E invocan, impunes y sueltos de cuerpo, que revelarán documentos que lo acreditan.
¡Progresistas asusta-niñas! Tiran la piedra y esconden la mano. ¿Tanto les preocupan las niñas que se tomarán su semanita para exhibir los documentos?
El Frente Amplio –a quienes el Frente Amplio escogió para la tarea- pasó sin dejar rastro por las instituciones de la cultura de Florida, a no ser que midamos los rastros negativos de una administración “sin presupuesto”.
¿Qué iba primero Juan? ¿La reforma agraria? ¿La estatización de la banca? ¿La nacionalización del comercio exterior? ¡Y la cultura que la pague el gobierno nacional! ¡¿Para qué son amigos?!
Chácara. La gestión no se mide por el vocabulario, se mide por los actos, por el esfuerzo en pro del beneficio colectivo y del desarrollo integral de las comunidades, que es mucho más que dictar un “curso de panes” en medio del Sarajevo cultural.
No construyeron y ahora pretenden destruir. Lo que sea, a cualquier precio y a como dé lugar.
He aquí nosotros, mientras, construyendo obstinadamente. Y atención: construir es mucho más que levantar paredes.
(Publicado en El Heraldo el 19/11/2014)
*Periodista, director de El Heraldo y director de Cultura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario