El año de los libros

Álvaro Riva Rey*
05/02/2014 - El año pasado iniciamos un trámite para conocer qué ha invertido Centros MEC en Florida y hasta el momento no hemos obtenido respuesta.
Era nuestra intención que el Sr. Roberto Elissalde, Director Nacional de Centros MEC, nos explicara por qué es beneficioso para los floridenses que la intendencia de Florida mantenga diez centros MEC en el departamento, asumiendo costos sobre los cuales nadie hace mención.
Se había informado extraoficialmente que esa Dirección en 2012 destinó a Florida $ 1.000.000, lo que representó $ 8.000 por mes, $ 2.000 por semana.
Sin embargo, al evaluar el ejercicio, en una publicación del MEC, Elissalde informó que se habían destinado en promedio $ 4.500 por semana por centro.
¿Por qué en los centros MEC de Florida menos de la mitad?
EL CONVENIO
Juan Giachetto firmó el primer convenio que fue renovado por Carlos Enciso que llevó los centros MEC de Florida de 7 a 10.
¿Cuánto cuesta a la intendencia cada centro MEC? El convenio establece que el personal, los servicios (luz, agua, teléfono) y el local corren por cuenta de la intendencia.
Si tenemos en cuenta que se han alquilado salones para esto, ¿alguien cree que la intendencia de Florida lo arregla con $ 8.000 por mes? Es posible que gaste tres y cuatro veces más.
¿Qué beneficios reales está obteniendo Florida por esto?
El convenio que el MEC impone a las intendencias establece las condiciones y las obligaciones. Los centros MEC son una gracia que las intendencias reciben y por eso, lo toman o lo dejan.
A cambio obtienen los cursos de “alfabetización digital”, su principal cometido y algunas actividades supuestamente descentralizadas y descentralizadoras que se planifican y resuelven en Montevideo.
RECUPERAR LA BIBLIOTECA
Nada tiene que ver esto con la recuperación de la Biblioteca Municipal, que hasta no hace mucho era el trastero del Centro MEC que llegó a disponer de tres salones para sus actividades: una sala para las computadoras, otra para las oficinas y una tercera de depósito.
La Sala Héctor René Rubio era un depósito y cuando la transformamos en espacio digno, desde el Frente Amplio nos inquirieron reivindicando su calidad de “sala de lectura”.
¿Qué había sido hasta entonces? Un tiradero, pero la edila Amanda Della Ventura reclamaba que le devolviéramos su estatus.
Y en eso estamos. Ahora vamos a instalar una biblioteca de novelas nuevas que adquiriremos en marzo. 600 o 700 libros escogidos uno por uno, que se instarán en una sala especialmente acondicionada.
Más un sistema informático para el indexado de esos libros y la creación de un padrón de lectores.
Para tranquilidad de quienes se habían puesto nerviosos: tendremos libros y procuraremos lectores; entonces, sin nos va bien, quizá necesitamos salas para lectores.
ESTAMOS EN MARCHA
La intendencia no viola ningún convenio con nadie cuando traslada el Centro MEC a la Casa de los Deportes. De hecho, allí funcionó el MIDES y, según tengo entendido, funcionó.
¿Qué le impide al Centro MEC hacerlo?
Lo que sí haremos es recuperar salas para los lectores, recuperar los espacios para la biblioteca que reasumirá el estatus de centro cultural que jamás debió haber perdido.
Lo que estamos haciendo es recuperar la biblioteca, una materia pendiente desde larga data, a la que muchos dieron por muerta y enterrada.
PRESENTE Y FUTURO
Si el pasado y el presente está en las bibliotecas y los libros y si el presente y el futuro está en las computadoras, las redes y la informática, habrá espacio para ambas cosas.
Lo primero en su lugar y en su sede, un espacio ganado tras un siglo de existencia; lo segundo a su lugar y ya veremos si es que necesita más lugar.
Y así es, también allí estaremos, porque nuestros objetivos son la cultura y Florida. Nosotros no desvestimos un santo para vestir a otro.
(Publicado en El Heraldo el 5/92/2014)

*Periodista, director de Cultura y director de El Heraldo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario