“Democracia de contacto”

Rodando Cine al Interior: un programa que reunió a pequeñas comunidades en los MEVIR
Álvaro Riva Rey*
22/04/2015 - “Los derechos culturales son parte integral de los derechos humanos”. Así lo afirma Agenda 21 de la Cultura, que sostiene además que “la cultura es un bien común que amplía la capacidad de cada persona para crear su propio futuro” y la define como “un proceso que permite entender, interpretar y transformar la realidad”.
Eso es lo que se concibe como “democracia cultural”, que se forma sobre la base de derechos que “garantizan que toda persona tenga la capacidad de acceder a los recursos culturales necesarios para vivir en libertad su proceso de identificación a lo largo de toda la vida”
El programa de gobierno propuesto por Carlos Enciso para su reelección se basa en dos ideas: el gobierno de contacto y un departamento abierto.
Lo primero es una práctica, un modo, una forma de ejercer el gobierno; lo segundo es una definición ideológica y filosófica mayor, porque habla de las sociedades inclusivas, tolerantes, flexibles, las sociedades abiertas.
Lo que Enciso ha hecho es definir algo más que un gobierno de contacto; define una “democracia de contacto”. Ni participativa, ni directa, de contacto, que es proximidad, que es cercanía. Es diálogo con de la sociedad con el gobierno y consigo misma.

LA IDENTIDAD LOCAL
El Frente Amplio ha publicado su programa de gobierno y dice que sus “ejes fundamentales” son “defensa de las actividades artístico-culturales locales y de nuestra identidad” porque “la defensa de nuestra identidad debe ser un principio fundamental”; la “descentralización, participación y combate a la exclusión cultural, desarrollando y potenciando los diversos ámbitos culturales”; y dice que “tanto la cultura como el deporte son verdaderas herramientas de inclusión social a potenciar y fortalecer, en coordinación con los organismos nacionales, para así optimizar los recursos y resultados”, agregando que “haciendo acuerdo con los ejes programáticos nacionales, reivindicamos la gestión municipal por ser la única capaz de visualizar y contextualizar la identidad local”.

LO QUE TIENEN CLARO
Aparte de lo cantinflesco del discurso, está claro que lo que harán es “la defensa de la identidad local” y que esta es una potestad de la “gestión municipal” que, por lo visto, es “la única capaz de visualizar y contextualizar” esa tan preciada “identidad local”. Algo que se defiende “haciendo acuerdo con los ejes programáticos nacionales”.
¿Y la gente qué? ¿No la visualiza? ¿Es tan torpe que de tanto mirar los viajes del 12 cree vivir en el Caribe y por eso escucha bachata?
Pero además, ¿qué significa hacer acuerdo con las políticas nacionales?

ALGUNAS LÍNEAS TEÓRICAS
Mientas que Enciso propone el contacto, el diálogo y el trabajo en equipo con la gente, el Frente Amplio nos ofrece la idea de que el gobierno, “único capaz de ver”, es el que hará la defensa de la “identidad local” de la gente.
Nada se habla del fortalecimiento de la institucionalidad cultural. Los espacios para la cultura que dejaron caer, ¿los defenderán?
¿Y qué de la democratización cultural? ¿Abrir camino a la práctica o el goce de la cutlura, es lo mismo que combatir la exclusión?
¿Y el patrimonio y la diversidad de identidades? ¿Hay una sola identidad para defender? ¿Y quién lo decreta, el gobierno?
¿Y qué decir del desarrollo económico? La sustentabilidad de las artes por el mercado, ¿es algo a defender o es deleznable?
¿Y al defensa de la territorialidad o la descentralización? ¿Se alcanzan acordando con las políticas nacionales? Seguro sí, si el Frente Amplio gobierne acá y allá.

POCO PARA ANALIZAR
Defensa de local y de “nuestra identidad”, descentralización y participación, acuerdos “con los ejes programáticos nacionales”, y “la gestión municipal por ser la única capaz de visualizar y contextualizar la identidad local” son las cuatro claves del programa de gobierno del FA en Florida.
Poco caldo en la olla…
Nos preguntamos: ¿qué pasará con la música sinfónica? ¿Es parte de nuestra identidad? ¿Y la cumbia? ¿Y el rock nacional? ¿Se quedan o se van? ¿Y la plástica, la yerra, los clubes de abuelo, las criollas, la devoción por la Virgen de los 33, el góspel vernáculo de los iglesias evangélicas, la UNI 3, el Rotary Club, la noche de la nostalgia, el grupo de tejido de punto de Pintado…?
En el modelo de democracia de contacto que nos propone Carlos Enciso todos tienen un lugar, en el otro no. Porque dependerá de la “gestión municipal” que es la “única capaz de visualizar y contextualizar la identidad local”.

*Periodista, director de El Heraldo y director de Cultura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario