En un mundo interconectado

Álvaro Riva Rey*
01/07/2015 - En estos días se están cerrando los primeros cursos en el Espacio de Inclusión Digital de la Biblioteca Municipal de Florida y, mientras dos grupos de ciudadanos cierran sus programas de capacitación, otros están esperando para abrirlos.
Unas 16 personas concluyeron sus actividades y recibirán sus respectivos certificados, mientras alrededor de 60 aguardan en listas de espera para recibir los cursos.
En el momento en que muchos pasivos se preparan con expectativas para recibir sus respectivas “tablets” –que el gobierno les obsequiará- y lo hacen capacitándose, el EID local trabaja procurando extender sus brazos y llegar a otros puntos del interior, donde también se anotan esperando recibir esta capacitación.

SE SIENTE CRECER
Esta semana iniciamos el proceso para la reapertura del infocentro en 25 de Mayo, que ha estado cerrado por años y que espera –además- la concreción de un centro cultural en la villa.
Desde allí hemos traído tres computadoras que estaban obsoletas e iniciaremos la tarea de reparación o reposición, con la esperanza de que allí podamos instalar cursos y reabrir un punto de referencia para la cultura local.
Mientras trabajamos para la apertura de otro infocentro –totalmente nuevo- en La Cruz, donde también hay vecinos que esperan poder tomar sus clases. Los equipos están listos, falta la conectividad a Internet.

CON LIBROS DETRÁS
Este proyecto está a cargo de la Biblioteca Municipal de Florida, que a su vez planea su extensión a través de bibliotecas populares o de bibliotecas administradas por funcionarios o agentes locales.
Detrás de cada centro informático viajará también una biblioteca que quedará a disposición de estas comunidades, que bregan por sus derechos culturales, su identidad y su acceso al mundo.
Y detrás de la biblioteca es probable que otras actividades culturales viajen también: cursos o talleres, conciertos, exposiciones...
La idea de abrir brechas al interior del departamento, desarrollada durante el primer lustro de cultura comienza a desarrollarse lentamente y a tomar forma.

EL DELIVERY CULTURAL
Ya hemos dicho que no somos partidarios el criterio tradicional del “estado proveedor” de cultura. La idea de promover una sociedad protagonista, algo más que frecuente en el interior del departamento, es lo que nos anima y en esa línea trabajaremos.
Por eso creemos que detrás de este modelo de descentralización pueden llegar otros proyectos que involucren a jóvenes y adultos, a mucha gente que cree que la cultura es más que mero entretenimiento.

PRINCIPIO SE REQUIERE
Una biblioteca fuerte, un sistema de espacios de inclusión digital abarcador son buena base para un modelo de gestión que nos pondrá al día con el mundo.
Éstos abrirán la brecha, como lo hacen ya llevando libros a escuelas rurales, para que otros servicios lleguen detrás y para ello contaremos con una infraestructura mayor, con la que nos comprometemos a trabajar.

*Periodista y director de Cultura