¿Qué rol juegan los centros MEC?

Álvaro Riva Rey*

Cuando se inició la polémica sobre un dinero depositado en mayo de 2009 que la administración Giachetto no ejecutó ni rindió, trámite que trabó una solicitud de apoyo que esta administración a la Dirección de Cultura, el ex director de Cultura Daniel Ayala dijo públicamente que el MEC había colaborado con Florida invirtiendo un millón de pesos en el año.
Dicho así parecía gran cosa, sin embargo dejaba a la vista el manejo de la Dirección Nacional de Centros MEC.
En ese momento pedimos públicamente a Ayala que dijera cuánto había invertido Centros MEC durante la administración del Frente Amplio, pero para entonces a Ayala le habían comido la lengua los ratones.
Sabido es que la gran parte de la gestión cultural del Frente Amplio en Florida corrió por cuenta de Centros MEC y que su modelo de descentralización es discutible, en la medida en que se trata del primer caso de descentralización centralizada.

UN MILLÓN DE PESOS
En la publicación “Cultura” que recientemente publicó el Ministerio de Educación y Cultura con aportes del ministro Ricardo Eherlich y todos los directores de las diferentes áreas de la Dirección de Cultura, se incluye un balance redactado por Roberto Elissalde, Director Nacional de Centros MEC.
Elissalde menciona 117 centros a nivel nacional, dice que el 10% del presupuesto son “gastos de funcionamiento de la Dirección” y que el resto de los recursos son ejecutados por “los coordinadores departamentales”.
El estudio, que termina en 2011 menciona una larga lista de actividades que privilegia “lo local” y “lo emergente”. “Centros MEC realiza una labor de promoción de los recursos departamentales y emergentes, y una redistribución de los recursos en favor de los artistas, talleristas y espectáculos emergentes y locatarios”, dice textualmente.
Aporta los siguientes datos estadísticos: que realiza un promedio de 4,5 actividades por mes por centro, las que costaron $ 4.300 en promedio.
“Considerando que la población que participó de las actividades de los Centros MEC fue de 733.264 personas, se observa el gran alcance de le esta política pública, y su bajo costo”, dice Elissalde.

¿Y LAS INTENDENCIAS?
El informe de Elissalde no incluye lo que invierten las intendencias para la existencia de los centros MEC, a pesar de referir a “el aporte de sus socios, Antel a nivel tecnológico y las intendencias departamentales y los municipios a nivel local”.
El intendente Carlos Enciso renovó un convenio que había firmado Juan Giachetto, llevando de 7 a 10 los centros MEC en el departamento de Florida.
Los aportes que la intendencia de Florida no son pocos ni despreciables: local (todos en excelente estado), instalación eléctrico adecuada, personal, servicios públicos (teléfono, electricidad, agua, limpieza, seguridad, seguros, publicidad, transporte e imprevistos), apoyo logístico: transporte, fax, fotocopiadora y otros para los dos coordinadores de Centros MEC.
Además es responsable de que los equipos se usen sólo en los centros para sus fines y no con otro destino y de que permanezcan abiertos al público un mínimo de 6 horas diarias.

INVERSIÓN IRRISORIA
Si es cierto lo que dice Ayala que se invirtió un millón de pesos -y no tenemos por qué dudar- se han invertido $ 83.000 mensuales,  y si tenemos en cuenta que en Florida hay 10 centros da $ 8.300 por cada centro: $ 2.075 semanales de promedio.
Si Elissalde asegura que se invierten $ 4.300 por semana de promedio en cada centro MEC de país, ¿cuál es el motivo para que en Florida se invierta la mitad? ¿Cuáles son los centros o los departamentos beneficiados por esto?
Y en relación al capítulo anterior: ¿cuánto costaría el arrendamiento del local que dispone la intendencia de Florida? ¿Cuánto en salarios de funcionarios? ¿Cuánto en servicios públicos? ¿Cuánto en servicios de limpieza, transportes y otros?
¿No superará la inversión municipal a la inversión del gobierno nacional? Y perdón por lo capcioso de la pregunta. Es evidente que la intendencia gasta más de $ 2.075 por semana por Centro MEC.

DUPLICANDO GASTOS
Es lógico que fuera como fue en tiempos de Juan Giachetto, que tenía presupuesto nulo para la Cultura y Ayala tuvo que vestirse con plumas ajenas (de hecho todo cuanto luce Ayala en su currículo está publicado en el blog del Centro MEC de Florida como propio).
Ahora es una duplicación de esfuerzos: la intendencia de Florida paga para mantener unos centros MEC que no le reditúan. Es, en buen romance, un engañapichanga.
Por eso creo que habría que replantearse la cuestión de los centros MEC en Florida.

* Director de Cultura.

(Publicado en El Heraldo el 21/08/13)

No hay comentarios:

Publicar un comentario