En contacto con la gente

Álvaro Riva Rey*
07/05/2014 - Esta semana el Departamento de Cultura está dando varios saltos a la vez: ha terminado las reformas en la Biblioteca donde iniciará una nueva gestión; está acelerando la instalación del aire acondicionado en el teatro –que se inaugurará el 24 de mayo con un espectáculo de Maia Castro-; está iniciando las reformas de la casa de la EMAAF, mientras empieza a tomar forma la sede del Centro para las Artes Escénicas de Florida.
Inversión en infraestructura para renovar o fundar nuevos contenidos.
El Departamento de Cultura encara con esto los últimos proyectos del quinquenio, que pretenden cerrar un círculo de trabajo que involucra a varias áreas nuevas y en desarrollo.
LA LÍNEA DE VANGUARDIA
Hoy el Departamento de Cultura tiene un frente compuesto por varias instituciones culturales que bregan por recuperar el prestigio que alguna vez tuvieron y que por diferentes razones perdieron.
El museo (que desapareció y renació entre los escombros), el centro cultural (que nació de los escombros del museo), el museo de artes visuales (con sus talleres de plástica y fotografía) el movimiento sinfónico (con niños y jóvenes en Florida y Sarandí), la biblioteca (que trabaja para instalar una biblioteca de noveles nuevas), el teatro (que va por el aire acondicionado), la escuela de artes (que dará lugar al CAEF) y un área de espectáculos y colaboraciones, además de las escuelas deportivas.
LA NECESARIA COHESIÓN
Es imprescindible que todo esto coordine entre sí, que todos tengan gestión y agenda propia, que cada una sea armoniosa con la gestión colectiva y la agenda que entre todas las áreas componen, que es extensa e intensa.
Para que esa línea de acción tenga coherencia y cohesión no alcanza con una coordinación centralizada –que sintetiza la gestión colectiva del Departamento de Cultura- también hace falta que nos sometamos al desafío de la tecnología, que a su vez nos ponga en contacto y acerque al público.
UN PROYECTO GLOBAL
En estos días estamos desarrollando un proyecto colectivo que permita a las reparticiones del Departamento trabajar en red y en comunicación con la comunidad.
Que la gente sepa en qué estamos, cómo comunicarse con nosotros y que tenga, a su vez, forma de interactuar con nuestro programa de trabajo.
Una red que a su vez sea asequible a través del sistema informático: que se conozcan las actividades, pero que además se puedan hacer solicitudes, inscripciones para talleres, conocer bases de concursos o gestionar un espectáculo o reservar un libro.
Se trata de armonizar el trabajo colectivo de un departamento en franca expansión y de hacerlo llegar  a la comunidad, en tiempos en que conocer la información es tan importante como saber utilizarla.
MOTOR DE DESARROLLO
Fomentar las industrias culturales o creativas, ponerlas al servicio de la gente, contribuir al desarrollo de grupos de trabajo y exhibir los resultados de todo ese trabajo, es parte de nuestro compromiso y nuestra obligación.
En un mes hará cuatro años de gestión y estamos trabajando para que el quinto año sea de desarrollo de este concepto de comunicación con la gente. Porque un departamento abierto es eso, un departamento comunicado, empujando al desarrollo, fuerte y pujante.
¿Y cómo se logra esto? Con un equipo de trabajo consustanciado y alineado, convencido de su labor de servicio a la comunidad y dispuesto a la superación individual y colectiva.
Eso es lo que hace posible proyectarse y pensar mucho más allá de un lustro.
(Publicado en El Heraldo el 07/05/2014)

*Periodista, director de El Heraldo y Director de Cultura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario